Shop My Account

Mongolia Cycling Challenge. Un largo viaje de casi diez mil kilómetros

Mongolia Cycling Challenge 

 

 

Fueron meses preparando esta nueva aventura. Reuniones, nervios, visados.... y por fin, a finales de junio, y como si de las tres carabelas de Cristóbal Colón se tratase, partimos con los tres SEAT ATECA hacia las remotas tierras de Mongolia. No somos capitanes marinos experimentados, pero sí teníamos las mismas ilusiones por llegar a tierras desconocidas.

 

 

Nos esperaban más de ocho mil kilómetros hasta llegar a la ciudad de Ölgiy, al oeste de Mongolia. Una vez allí, nos dirigiríamos al parque nacional de Tavan Bogd, donde realizaríamos una ruta circular de varios días donde los lagos y las montañas nevadas serían nuestros compañeros de viaje.

 

 

Mongolia Cycling Challenge

 

 

Conducir por Europa no tuvo mucha dificultad, pero a medida que nos fuimos alejando, las carreteras se complicaron, los tramos sin asfaltar fueron cada vez más numerosos. Con el paso de los días nuestro primer objetivo estaba casi a punto de cumplirse, pero antes debíamos cruzar la frontera de Rusia con Mongolia, lo que nos llevó varias horas de cola y trámites.

 

 

Al día siguiente amanece soleado en Ölgiy y ya el fuerte calor de las siete de la mañana nos indicaba que nuestro primer día de pedaleo iba a ser duro. Nos esperaban 60 kilómetros de constante subida remontando el río Hovd hasta llegar a una zona llana del valle para acampar.

 

 

Mongolia Cycling Challenge

 

 

Continuamos remontando el río y cuando todo apuntaba a que tendríamos que acampar otra vez en uno de sus márgenes, levantamos la vista y un enorme lago con playas de arena blanca nos da la bienvenida. Una locura generalizada nos embruja y pedaleamos con todas nuestras fuerzas para darnos un refrescante baño como premio a nuestro esfuerzo. Se trata del lago Khoton, sus aguas cristalinas reflejan las montañas que lo rodean, ofreciéndonos postales de ensueño.

 

 

A partir de aquí, la ruta cambia por completo. Atravesamos ríos, cruzamos puentes de madera medio derruidos y subimos y bajamos docenas de colinas que nos avivan un poco el cansancio, pero siempre en continuo ascenso.

 

 

Mongolia Cycling Challenge

 

 

Se acumulan los días y el duro terreno va haciendo mella en la expedición. Sin darnos cuenta ya pasaron nueve días, y como despedida, tocaba subir al punto más alto de la ruta: el paso Gardag Davaa que nos elevó hasta los 2.700m de altitud. Las vistas desde allí son espectaculares, pero el fuerte viento y el frío nos azota, así que nos ponemos ropa de abrigo y comenzamos los casi 20km de descenso, pero sin perder de vista las negras nubes que se acercaban rápidamente por nuestra izquierda.

 

 

La naturaleza es caprichosa, y en cuestión de minutos, lo que era un día radiante, se convierte en una auténtica tormenta que descarga toda su furia sobre nosotros, provocando riadas e inundando los caminos. Parada obligada antes de proseguir nuestro camino.

 

 

Horas después, llegamos a la ciudad de partida, Ölgiy. Empapados, llenos de barro, cansados, pero con una sonrisa de oreja a oreja. Fueron unos días duros, pero las imágenes que nos ha regalado la madre naturaleza compensan con creces todo ese sufrimiento.

 

 

La aventura acabó en buen puerto. Un largo viaje de casi diez mil kilómetros, suficientes para pensar en nuevas aventuras.

 

 

 

 

 

 

GOBIK Y LA MONGOLIA CYCLING CHALLENGE BY SEAT

 

Mongolia era el mejor lugar para dar muestras del inconformismo de la marca y su búsqueda de nuevos retos.

 

Para esta enorme aventura, Gobik personalizó este kit especial compuesto de maillot CX Pro y culotte Absolute.

El maillot de ajuste perfecto, ligero, transpirable y con mangas de corte láser sin costuras para mantener su posición en todo momento.

Por su parte, el culotte está concebido como la prenda idónea para largos entrenamientos y la competición más exigente, con tirantes en cinta elástica microperforada y badana K10 con tejido de carbono y doble densidad.

 

Pasión por el ciclismo y el permanente deseo de marcar la diferencia. Así se define Gobik.

 

Líneas limpias y colores vibrantes para inspirar prendas muy especiales con fuerza y una personalidad única, como esta aventura que compartimos con Seat, Canyon, Abus, Luck, Round Square Adventures y Bikepacking Barcelona.

 

 

 

Mongolia Cycling Challenge

 

 

 

Fotos y vídeo: David Ponce y Nacho Trueba