En el PMX Racing Team se busca la excelencia

Fran Pérez dejó el ciclismo profesional el año 2012, ponía punto final a una trayectoria longeva en tiempo y fecunda en experiencias. Lo hacía, nada menos, desde el Movistar, equipo al que pertenecía desde tiempos del Illes Balears.

“Son esas cosas que te das cuenta, que no tiene sentido seguir. En agosto de 2011 tuve una caída muy dura en Eneco Tour, cuando estábamos en plena puja por una plaza en la Vuelta a España. Cambié los planes para preparar el final de temporada y otra caída -ésta entrenando- me dejó KO hasta final de año” relata Fran.

Y ocurrió lo que se temía: “No me renovaron. Tras seis años en un equipo así, con 33 años, sin contrato, no tenía sentido dar un paso atrás. Con 25 me fui a Portugal y me gané mi sitio desde abajo, entonces la situación era diferente”.

Semanas de replantear cosas, otra vez en la casilla de salida, kilómetro cero: “Acabé la carrera de educación física, colgué la bici tres meses y me llamaron del Wild Wolf, para correr con Coloma y Mantecón”.

Allí probó la Titan Desert, la Andalucía Bike Race… compaginándolo con los estudios hasta que le llegó la opción de ser mánager del equipo.

El nacimiento de Primaflor

Primero con Orbea, actualmente con Mondraker, Primaflor entró en el patrocinio de la estructura de 2016 y… hasta hoy.

“Es una empresa hortofrutícola muy importante situada en Almería” apunta y añade que “se encuentran cómodos en el BTT, al final nuestra actividad se desarrolla en al aire libre, en el campo, como la suya, y no deja de ser ciclismo con valores como el sacrifico y la base de una alimentación sana. Al final se ven reflejados en lo que hacemos”.

Y lo que hacen, lo hacen bien, nada menos que el segundo mejor equipo del mundo, como reza el ranking UCI, una plaza que no es casualidad, nada lo es, aquí menos, hay un trabajo de fondo, con objetivos muy bien marcados.

Un trabajo que tiene que ver con “el equilibrio que marca la plantilla del equipo, nunca perdiendo de vista que la base es la clave, una base en la que inviertes y haces crecer, porque en el fondo hay que invertir en ellos. Yo no habría corrido el Tour si nadie lo hubiera hecho antes por mí”.

Como le dijo un día el sabio José Miguel Echávarri: “Hay que devolverle al ciclismo parte de lo que éste te ha dado”.

Y así lo hacen, un grupo joven con dos campeones de España como Sara Méndez y Francesc Barber, y con un plantel élite del más alto nivel mundial.

La primera línea del Primaflor Mondraker X-Sauce

“Acabamos 2019 en segunda posición de la UCI, sólo superados por el Scott de Nino Schurter, ahí hay un trabajo enorme y el fruto de unas apuestas muy personales que están dando resultado” prosigue Fran.

En el deporte, como en la vida, todo son apuestas, las de Fran son “a muerte, quizá sea muy romántico, pero cuando me vuelco en alguien, lo hago con todo” y así la primera línea del Primaflor responde a nombres que han pisado grandes podios, pero que además quieren seguir ahí arriba y eso significa un nombre muy preclaro: Tokio 2020.

De esta manera sacan pecho con el rendimiento de Ghita Michiels, Rebecca McConnell, Anton Sintsov y Daniel McConnell. Los cuatro han contribuido a construir la segunda mejor estructura del mundo, un hecho que llena de orgullo a Fran: “Nuestra filosofía comienza por hacer y demostrar y después sacar pecho en las redes, no al revés”.

En su retina la jornada de Nove Mesto, la catedral de todo esto, la carrera en la que el equipo tuvo su punto de inflexión, porque ahí empezaron a llegar los resultados que tanto cuestan y tantos obstáculos suponen.

Escenario de máxima exigencia

En este contexto de competitividad extrema, Primaflor siempre ha tenido a Gobik a su lado, desde el primer minuto, desde la primera carrera.

“Es nuestro primer equipo top de siempre –tercian los responsables de Gobik, José Ramón Ortín y Alberto García- y eso marca, les tenemos un cariño especial. Míralos ahora, segundos de la UCI, en las mejores carreras y dándonos una visibilidad muy valiosa”.

“Gobik está con nosotros desde el primer año, es un socio fiable y cercano, podemos decir que nuestra experiencia y recorrido les ha ayudado a mejorar y a llegar a lo que son en la actualidad. Y no lo tienen sencillo, piensa que sólo en nuestro equipo hay hasta seis campeones nacionales, cada uno con su maillot” retoma Fran.

Pero no sólo es imagen, también cuenta la calidad de la prenda. “David Arroyo -segundo en el Giro de 2010- siempre ha padecido mucho con las badanas. Te puedes creer que aquí se siente comodísimo y no son pocas las veces que me lo ha dicho. Cuando eres profesional y tienes que hacer cinco horas en el Tour o el Giro, correr con problemas en la badana es insufrible, aquí esto no sucede”.

El feeling de Arroyo, las promesas que crecen, los grandes objetivos de 2020, esa cita en Tokio, Primaflor entra en zona roja, el preludio de grandes momentos y sobre todo emociones: “La apuesta está hecha, no sé qué será de nosotros en cuatro años, esto es deporte profesional, y todo cambia mucho, pero ahora mismo tenemos grandes ilusiones y el trabajo es bueno, somos un equipo internacional y buscamos resultados”.

Tan sencillo como eso.

 

Textos: El Cuaderno de JoanSeguidor

Fotos: Archivo del equipo, temporadas 2019 y 2020.