Con las Árdenas, llega el momento de Marc Hirschi

Hubo un momento durante el pasado otoño, en la rarísima campaña de ciclismo, que Marc Hirschi pudo ser el ciclista más en forma de planeta. No fueron muchos días, pues en esa sesión de ciclismo otoñal, en esa pasarela, el paso de Marc Hirschi causó sensación.

Revelación en el Tour de Francia, coco de las Árdenas y podio en el mundial, el joven suizo encandiló con un estilo ofensivo, pero también eficiente, un estilo bonito que daba resultados, una conjura no siempre sencilla de lograr.

Estos días Marc Hirschi completa sus primeras carreras en el UAE Team Emirates con el sabor de los primeros momentos de siempre, pero la certeza que le siguen muchas miradas, no en vano viene con etiqueta de estrella, con hechuras de grande y muchas expectativas a las espaldas.

Marc Hirschi y Gobik en Árdenas ciclismo clásico

  

Ha estado en la Volta a Catalunya y en la Itzulia, un dúo de carreras en las que ha tenido sus primeros momentos de competición en el UAE Team Emirates: “El debut en la Volta ha sido algo más tarde que en otras temporadas, pero me ha dado otro tono a las piernas. Luego en País Vasco, las sensaciones fueron mejores y veo que el trabajo va bien”.

UAE Team Emirates y Marc Hirschi con gobik

Un trabajo hacia las Árdenas, en especial Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja, que no le impidió ser de utilidad para Tadej Pogačar cuando el cronómetro premiaba el ataque de Roglič en la jornada final de Itzulia.

Sentirse útil, esa es otra de las claves, pues “me encuentro muy bien en el equipo. Me siento en casa. Creo que he entrado con buen pie y me han recibido con los brazos abiertos. Esa sensación se consolidó en las primeras carreras, mejorando mi forma día a día”.

Los ojos en Valonia

Tras las clásicas del pavés, tras Flandes y toda la pléyade de pruebas que le rodean, finalizando en la Flecha Brabanzona en la que Matteo Trentin ha estado muy arriba, el cambio de armario tiene lugar en el UAE Team Emirates. Se quedan en casa los “pedrusqueros” y entra otro estilo de ciclista, un perfil más “vueltómano” y fondista para abordar las grandes de las Árdenas.

“Me encuentro bien -asume Hirschi- pero hay trabajo por hacer para estar delante. Es algo normal cuando arrancas tarde la temporada. Tenemos, no obstante, un equipo fuerte, con varias bazas para jugar”.

A pesar de no ser de la partida a causa de sendos positivos por Covid19, Marc Hirschi nos dejó una descripción de la famosa subida: “Es una subida brutal, muy dura. La clave reside en saber esperar tu momento, porque es tan dura, tan empinada que es fácil reventar si atacas muy pronto. El día que gané tenía unas piernas tremendas y corrí muy bien situado. Fue la estrategia perfecta”.

“Es una subida brutal, muy dura. La clave reside en saber esperar tu momento -explica el suizo- porque es tan dura, tan empinada que es fácil reventar si atacas muy pronto. El día que gané tenía unas piernas tremendas y corrí muy bien situado. Fue la estrategia perfecta”.

Cuatro días después llega la que llaman la “Decana”, la “Doyenne”, la clásica más vieja entre los cinco monumentos, la carrera que va de Lieja a Bastogne y vuelta a la capital valona, un tramo que se decidió así porque era el que le daba tiempo a cubrir en tren a los periodistas de las primeras ediciones. 

Para Hirschi, la estrategia cambia esta vez: “Tendré a Tadej Pogačar a mi lado y las cosas son diferentes. Jugaremos mi baza, pero también la suya, incluso la de otros corredores que han demostrado condiciones para esta carrera”.

Árdenas y el ciclismo belga con Marc Hirschi

De hecho el año pasado, en el boulevard de Lieja tuvo lugar una de las llegadas más singulares de la campaña, pues fue aquella que se marcó por la celebración prematura de Julian Alaphilippe, remontado en el último momento por Primoz Roglič. Con ellos iban los citados Hirschi y Pogačar, quienes acabaron subiendo al podio por descalificación del francés, tras apreciar que Alaphilippe realizó maniobras peligrosas de cara a meta.

De aquella experiencia, Hirschi, quien tuvo incluso que sacar su pie izquierdo de la cala durante el sprint a causa de las eses del galo, sacó conclusiones que espera poner en marcha esta edición: “En una carrera tan larga, con tantas subidas, algunas muy duras, que es muy importante pasar de puntillas por los problemas y comer mucho para llegar lo mejor posible al final”.

Entre el miércoles 21 y el domingo 25 de abril tendremos respuestas.

Por El Cuaderno de JoanSeguidor

Fotos BettiniPhoto / Fizza Photo