Diego Ulissi, en la clase noble del UAE Team Emirates

Diego Ulissi, en la clase noble del UAE Team Emirates

No conviene hurgar mucho entre el palmarés de los corredores del UAE Team Emirates para distinguir que el de Diego Ulissi no es uno más. Como nos dijo Joxean Matxin, Team Manager del equipo, a inicios de año, “Diego es, tras Pogačar, nuestro corredor con más peso específico por su cantidad y calidad de victorias”.

Lo comentó el técnico vizcaíno esos días en los que Diego Ulissi era noticia por sus problemas de salud, una miocarditis que necesitó de un tiempo de reposo, bajar el pistón, para volver con más fuerza. Estas semanas ha disfrutado de un premio merecido y querido, su amado Giro de Italia.

“Me vuelvo a encontrar muy bien. Decir que he vuelto ya es una especie de victoria” comienza comentando el italiano. Una sensación agradable de la que extrae una lectura muy sencilla: “Nunca des nada por hecho. Siempre he apreciado la circunstancia de haberme ganado la vida sobre una bicicleta, pero que lleve tanto tiempo no significa que lo dé por descontado. La sensación de volver, de competir, de estar de nuevo con mis compañeros, significa mucho. Tenlo por seguro” completa Ulissi.

En su vuelta con el UAE Team Emirates, ha conocido el producto de Gobik: “Se trata de prendas muy cómodas que responden muy bien en los días de varias horas sobre el sillín. Eso lo aprecio mucho”.

Diego Ulissi, en la clase noble del UAE Team Emirates

De nuevo en el Giro de Italia

El trabajo tras la parada obligada le ha devuelto a la carrera de sus amores, a la que veía y soñaba cuando era niño: “Como italiano he crecido viendo el Giro, imaginando cómo sería estar en él. He podido probar esa sensación, y me siento un privilegiado”.

Para la carrera italiana admite que “llegué bien, con algo de competición y en buena forma. Marqué algunas etapas, pero el sólo hecho de haber estado en la carrera es una especie del triunfo.”

Ulissi Ciclista del UAE Team Emirates

Entre esas etapas la de Bagno di Romagna, en medio de las tres semanas, buscando la escapada buena, pero sin el punch que otras veces le proporcionó hasta ocho triunfos de etapa. Añadidle, llegar delante a Sega di Ala, el día que Bernal lo pasó tan mal y al día siguiente en Stradella, cuando Bettiol voló.

La experiencia de ganar en el Giro

Diego Ulissi no se quedó en el primer triunfo, su fila llega, como decimos, hasta las ocho victorias, una locura de palmarés que “he tenido la suerte de sumar con otros éxitos en carreras del World Tour. Sin embargo, el Giro es otra cosa, la carrera más especial. Ganar en él es un honor inmenso, crecí viendo la carrera y tener una etapa es un sueño”.

Si le dieran a escoger: “La primera es siempre muy especial, por ser novedad y lo que implica para tu carrera. El año pasado, sin embargo, con el Giro en octubre a causa de la pandemia, conseguí dos etapas que significan mucho para mí, por lo mal que lo pasamos durante la parte más dura de la pandemia”.

Hace diez años de su primera victoria, en Feltre, un nido entre montañas, por los Dolomitas, cuando llegó escapado con Pablo Lastras y Giovanni Visconti. Desde entonces ha sumado otras siete victorias en su querido Giro, encadenando ediciones con su nombre en el palmarés, desde 2014 a 2016 y consiguiendo un doblete el año pasado, en la edición otoñal de la corsa rosa, de Agrigento, casi en la salida, a Monselice, todo victorias muy suyas, en un sprint selectivo.

Ser un italiano que brilla en el Giro es cerrar el círculo: “Claro que hay gente que me reconoce por la calle, es muy bonito. Es el premio a lo que haces, aunque no el objetivo final”. Éste pasa por volver a pisar el podio, tras tantos sinsabores, un veinte-veinte tan raro y el susto de invierno, Diego está en el camino para ser el Ulissi que todos conocemos.

Ulissi en el pelotón ciclista UAE vistiendo GOBIK

 

Por El Cuaderno de JoanSeguidor

Fotos BettiniPhoto / Fizza Photo